Seleccionar página

Mioma uterino:

 

¿Qué es un mioma uterino?

Un mioma uterino es el tumor más común que puede afectar al útero de la mujer, entre el 20 y 50% de las mujeres lo pueden padecer, Casi nunca se convierten en tumores malignos, pero pueden sufrir degeneración, sin embargo, es conveniente tratarlos porque pueden provocar molestias o derivar en posibles problemas. Pueden encontrarse fuera del útero (miomas subserosos), dentro del músculo uterino (miomas intramurales), dentro de la cavidad uterina (miomas submucosos) o en un tallo largo situado tanto dentro como fuera del útero (pediculados).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Son más frecuentes en mujeres a partir de los cuarenta años, y en su aparición pueden influir factores familiares o genéticos. Pueden ser únicos, pero en la mayoría de casos son más de uno. También se conocen como fibromas uterinos o leiomiomas.

Se desconoce qué la causa, aunque su crecimiento se asocia a los estrógenos (hormonas femeninas). Y a la cantidad de aporte sanguíneo que el útero recibe en pocas palabras la miomatosis afecta a úteros sanos, Por este motivo, en una mujer que está menstruando, los miomas seguirán creciendo (por lo general de manera lenta), mientras que en las mujeres que se encuentran en la menopausia, posiblemente se encojan y no causen síntomas, sin embargo, al recibir terapia sustitutiva hormonal estos vuelven a crecer.

 

¿Qué síntomas produce un mioma uterino?

Aunque a veces no dan síntoma alguno, los miomas pueden provocar:

Hinchazón o presión en la parte baja del abdomen, gases o estreñimiento
Sangrado entre períodos
Necesidad de orinar más frecuente y también de forma urgente
Sangrado menstrual abundante, a veces con el paso de coágulos de sangre
Períodos menstruales más dolorosos y que pueden durar más de lo normal
Dolor durante las relaciones sexuales
¿Cómo se diagnostica un mioma uterino?
El diagnóstico de un mioma suele ser sencillo, frecuentemente se realiza mediante un examen manual de la pelvis de la mujer por parte del ginecólogo. Otros métodos para el diagnóstico pueden ser el ultrasonido abdominal y transvaginal, o una resonancia magnética de la pelvis.

 

¿Cuál es el mejor tratamiento para un mioma uterino?
El tratamiento de los miomas va encaminado al deseo de preservar o no el útero, así es que podemos considerar que existen dos tipos de tratamiento el conservador y el radical, tomando en cuenta que en algún momento el radical será el tratamiento definitivo de la patología:

 

Conservador:

1.- Uso de Hormonas, a base de tabletas o implantes que bloquen la producción de las hormonas femeninas logrando con esto disminución en la actividad y crecimiento uterino.

2.- Ligando los vasos sanguíneos que alimentan al útero logrando con esto disminución del aporte sanguíneo, con una hipoxia uterina ocasionando disminución de la vascularización y aporte sanguíneo del mioma, sin embargo, es temporal, no definitivo ya que el útero crea arterias colaterales y restablece en un lapso no mayor a 2 años nueva vasculatura.

3.- Miomectomia técnica que consiste en retirar los miomas del útero, sin embargo, no es definitiva la técnica ya que el defecto es a nivel del musculo uterino y este crea nuevos miomas, esta técnica se esto se puede realizar por vía abdominal, sin embargo, es recomendable realizarla por vía laparoscópica, (cirugía con la ayuda de una cámara), ya que esta última es menos dolorosa e invasiva. Con esta intervención, la mujer podrá conservar el útero para posibles embarazos en un futuro. La paciente sólo permanecerá 24 hospitalizada y en aproximadamente una semana podrá volver a hacer vida normal.

 

 

             

 

Miomectomia laparoscópica

 

 

    Miomectomia abierta

 

Radical .-

1.- Es la Histerectomia (retirar el útero) el único tratameinto efectivo definitivo parael manejo de la miomatosis uterina, siendo las vías de acceso la laparoscópica (cirugía con la ayuda de una cámara), mas recomendable por sus bondades y la abdominal.
Con todo, la intervención quirúrgica está condicionada al estado de salud de la mujer y a la gravedad de los síntomas. En casos de dolores intensos y de sangrados muy abundantes se optaría por una intervención de urgencia.
Evidentemente, este tipo de técnicas requieren de personal experimentado, por lo que es imprescindible acudir a un centro médico que cuente con todas las garantías. Después de la intervención, la mujer disfrutará de nuevo de libertad para realizar todo tipo de actividades y podrá gozar de nuevo con sus relaciones sexuales.

 

Histerectomía abdominal

 

 

Histerectomía vaginal: